Alfredoblog

Alfredoblog

Reflexiones sobre educación, deporte, motivación...

www.alfredorientacion.com

alfredo@alfredorientacion.com

Siempre con los que aprenden

Educación y DeportePostado por Alfredo vie, noviembre 15, 2013 18:48:46
Desde siempre he sentido una gran empatía con las personas que aprenden, especialmente si son niños o jóvenes.

Desde que era niño me prometí a mi mismo no ser nunca como alguno de los profesores o entrenadores con los que me encontré, una minoría por suerte para mi, que desde su posición de autoridad, en lugar de facilitar el aprendizaje, se dedicaban a recordarte que no sabías, olvidándose que en gran parte de la culpa de ese desconocimiento era suya.

Creo que un buen docente debe ser un facilitador del aprendizaje y para eso no hay nada como sentir empatía con las personas que aprenden, recordando que en muchas ocasiones nosotros fuimos los que no sabíamos y que cuando nos encontramos con docentes que aprovecharon sus conocimientos para animarnos y estimularnos hacia el aprendizaje, siendo capaces de saber lo que pensábamos y sentíamos, para ayudarnos en nuestro crecimiento personal, disfrutamos aprendiendo.

Hay ocasiones en las que los que aprenden te explican sus sensaciones, lo que les preocupa, lo que no tienen claro, lo que más les cuesta, intentando transmitirte lo que sienten. Ese es probablemente en el momento que más identificado me siento con ellos, ya que cuando me cuentan todo eso, recuerdo todas esas sensaciones, unas más alejadas en el tiempo y otras muy cercanas, ya que intento estar aprendiendo constantemente.

Hay que dejar claro que ponerse en la piel de los que aprenden no está reñido con la exigencia.

Las personas que tenemos la suerte de poder difundir conocimiento, sea en el campo que sea, debemos ser conscientes que tenemos una gran responsabilidad y debemos tratar a las personas que vienen a aprender con nosotros, especialmente si son niños o jóvenes, de la manera que nos hubiera gustado que nos tratasen a nosotros en esa situación, es así de simple ser honesto con uno mismo y con los demás.

Pocas cosas dan tanta felicidad profesional como ver que tus alumnos progresan, teniendo en cuenta que el mérito principal es suyo, pero sintiéndote partícipe en una pequeña parte y viendo la alegría con la que progresan.

Los niños son muy inteligentes, no se los debe menospreciar, ya que captan perfectamente quien se preocupa por ellos y quien no.

Al cabo de los años una de las mayores satisfaciones que puede tener un docente es que sus alumnos le reconozcan que siempre fue honesto con ellos.

En definitiva, me declaro admirador de las personas que aprenden, mucho más si son niños o jóvenes.



  • Comentarios(0)//blog.alfredorientacion.com/#post2